Irlanda, la tierra de los acantilados